Arriba

Razones

“A veces la vida improvisa
te desordena y te desborda las tintas”

Siempre te pasarán cosas que te recuerden a otras, que te pongan alerta, que te alejen. O simplemente te alejarán porque no será él, porque eso se sabe y tú lo sabrás. Y romperás corazones y harás cosas que te han hecho a ti, aunque no quieras hacerlas y te sientas la peor persona del mundo, pero créeme que las harás.

Y notarás como las historias se repiten, que siempre es una de cal y otra de arena, que unas veces serás la víctima y otras el verdugo. Y verás que de todo se aprende, aunque a veces te canses de aprender.

Y algunos días vendrán miedos y puede que te sientas sola. Y querrás tirar de agenda. Te entrarán ansias por hablar con alguien que sepas que en algún momento dado de su vida ha estado colado por ti. Pero eso si que no. Te recomiendo que no lo hagas.

Al final aprenderás que el que quiere estar, está y nunca se va.

Ten paciencia y escribe si quieres. ¿Sabes qué?

No tengas prisa nunca. No anticipes ni principios ni finales, ya te he dicho antes que no siempre se mantienen. Vive tu vida sin rendir cuentas ni planear de más. Diseña tus sueños, dales forma y no esperes trenes ni tranvías. Nunca dejes que nadie te diga cómo sentir. Y sucumbe de vez en cuando. Aunque sea sólo por lo divertido que es. Y escribe cartas de amor. Mil cartas. Aunque nunca las llegues a entregar. Porque algún día, cuando aprendas a distinguir y a discernir, todo esto tendrá sentido para ti.
Espero que te haya servido de algo, si no, por aquí seguiré escribiendo de todos modos.

Siempre que me quede algo por lo que escribir, claro.

Aunque ya sabes, siempre hay alguien por quien escribir, o algo.

¿Quieres opinar?