Arriba

Eres parte de la fuerza de la vida

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar.

No culpes, no te quejes de nada ni de nadie porque fundamentalmente tú has hecho tu vida así. Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo. El valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar, es clave, corrigiéndote. No te amargues de tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño. No te quejes de quienes te rodean.

Hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer las circunstancias.
A veces son buenas o malas pero solo dependen de la fortaleza de tu corazón.
Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para luchar, no te quedes solo en tu soledad o en tu propia suerte. Déjate guiar por los que hacen sonreír a tu corazón, enfréntate con valor y acepta que de una u otra manera serán el resultado de tus actos.

Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar.

Eres la causa de ti mismo, de tu necesidad, de tu dolor y de tu fracaso .La causa de tu presente es tu pasado, y como la causa de tu futuro es tu presente, aprende de los fuertes. Imita a los vencedores y a quienes no aceptan justificaciones, evítales.
Mírate en el espejo de ti mismo, se sincero contigo mismo, más libre y reconociéndote por tu valor, por tu voluntad y por tu debilidad para justificarte

Recuerda que dentro de ti hay una fuerza que todo puede hacerlo, así dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque (tú) eres tu destino. Levántate y mira por las mañanas, y respira la luz del amanecer.

Eres parte de la fuerza de la vida.

¿Quieres opinar?