Arriba

CONCURSO MICRORRELATOS

Hoy no vengo para predicar uno de mis muchos escritos. La gente que me conoce y sabe donde vivo quizás sepa por donde van los tiros al leer el título. En mi pueblo, un lugar muy recogidico (como dicen aquí) y que tiene actividades para todos los públicos, han realizado un concurso de microrrelatos para todas las edades. Así que yo, ni corta ni perezosa me he animado a participar.

Me parecen genial estas iniciativas ya que considero que el mundo de la escritura está un poco dejado de la mano de Dios. Últimamente veo más concursos de modelos, de fotografías y de ropa, que de cosas que realmente llenan a las personas y les hace grandes. Yo soy la primera persona a la que le encantan las modas, las fotos… pero más valen dos palabras de aliento que una imagen posada.

Os dejo el microrrelato que he presentado, ha sido una tarea difícil porque nunca había escrito nada de este género, pero estoy contenta con el resultado.

Haré como que lo hice. Digamos que corrí en aquel aeropuerto durante horas. Un abrazo ininterrumpido por los desconocidos. Solo eres producto de mi imaginación, no existes salvo cuando te reescribo, cuando eres la expectativa perfecta de lo que debería ser y nunca fue. Hagamos como que no he dejado de alargar el momento solo porque es una oportunidad de pensarte sin excusas, hagamos como que no busqué tu nombre porque ni siquiera me lo dijiste. Hagamos como que lo hice, anduve por un avión a las 8 a.m con la excusa de encontrar un baño. Una azafata me dijo que había uno más cerca, yo le dije que no lo había visto que tal vez la próxima vez, ella sonrió y me preguntó si habría próxima vez. La hubo. No sabe que no entiendo de amor, que soy más de soñar sin dormir. Justo cuando celebraba un año de libertad, un año de noches profundas, llega un insomnio cargado de respuestas que no llevan tu nombre. Me prometí no volver a escribir por eso de ahorrarme la confusión, la explicación del después y por todo eso de la idealización. 
Digamos que no soy yo, que esto yo no lo he escrito, que solo es un sentimiento y desde hace tiempo distingo entre lo que yo soy y lo que los sentimientos son. Caminamos paralelos pero no nos confundan, hay una distancia como de aquí a donde quiera que estés. Cuando la verdad engañó y la mentira dijo la verdad, cuando en este foso lleno de espinas no hay lugar para más.

Os animo a que participéis siempre en aquello que os gusta. No se sabe en qué puede desembocar todo esto.

¿Quieres opinar?