Arriba

Be thankful for what you have.

"Por donde anda el amor, 
ese que se presenta sin condición, 
por donde se inclina el corazón. 
El pie camina. 

Nosotros somos los buenos, 
nosotros ni mas ni menos."



Hoy empezaré con la típica frase de “quien no llora, no mama”, cierto es que a veces nos pasamos de llorones y llegamos a resultar pesados. Todo esto lo escribo porque cada día escucho a mí alrededor más gente quejándose, me incluyo en este grupo. Todos y cada uno de nosotros tenemos mil razones para quejarnos, y nos quejamos, y con ganas.

Nos quejamos de la crisis, del sistema, de los políticos, de los partidos, de un país que se va al garete, de la situación actual. Nos quejamos de la nueva legislación, de la subida de impuestos. Nos quejamos cuando tenemos que estudiar, porque tenemos que estudiar, y cuando trabajamos nos quejamos de nuestros jefes, de los horarios de trabajo y de la manera de explotarnos.

Nos quejamos de nuestras familias, de mi tía la tonta, mi madre la pesada y lo estricto que es mi padre. Nos quejamos de los hermanos, porque el pequeño goza de ventajas y el mayor se cree que tiene poder sobre nosotros.

Nos quejamos porque no podemos hacer los planes como queremos, o porque no podemos ir a un viaje, a una fiesta. Nos quejamos porque hay gente disfrutando de las vacaciones y nosotros estamos trabajando.

Nos quejamos porque tenemos que adelgazar o porque nos falta un poco de altura. Nos quejamos porque estamos más quemados que la moto de un hippie o porque no somos habilidosos en los deportes. Nos quejamos porque no sabemos hablar inglés o francés y tampoco sabemos cantar.

Nos quejamos por tonterías, pero la cuestión es quejarse.

1

En la mayoría de nuestras quejas echamos la culpa a otras personas, pensando únicamente en lo negativo. Nos encanta culpar, y echar el muerto a otros y no aceptamos que fundamentalmente somos nosotros quienes hemos hecho nuestra vida así.

Si algo he descubierto es que contra más me quejo más me enfado conmigo misma y más triste estoy. Así que es momento de ser agradecido y felices plenamente.

Y me doy cuenta que nos quejamos mucho más que agradecemos pero que tenemos muchas más razones por las que dar gracias que por las que quejarnos. Y si pensamos en todas esas cosas buenas que tenemos seremos mucho más felices.

Así que yo quiero empezar aquí a dar gracias…

2

Gracias por la maravillosa familia que tengo, que me ha enseñado casi todo lo que sé y me ha llevado a ser la persona que hoy soy. Gracias por mi madre, tan dedicada a sus hijos que siempre ha estado ahí cuando hemos necesitado. Gracias a mi padre que ha trabajado toda su vida para poder darnos lo mejor. Gracias a mi hermano, porque es parte de mí y lo primero que elegiría en la vida, siempre.

Gracias por todas mis amistades, porque de todas ellas saco cosas buenas y con ellas he pasado los mejores ratos de mi vida.

Gracias por todas las oportunidades que he tenido. Por haber podido ir a un colegio en el que educarme. Por haber podido aprender idiomas y tener experiencias en el extranjero. Gracias por haber podido ir a la universidad y estudiar la carrera que yo elegí. Y gracias por tener un trabajo.

Gracias por tener una casa donde dormir y un plato de comida caliente que comer todos los días. Gracias por todas las oportunidades que tengo. Gracias porque puedo salir a la calle sin tener miedo de que me pase algo. Gracias porque puedo salir por las noches a pasármelo bien. Gracias por todas las fiestas que he tenido y gracias gracias gracias porque tengo la increíble suerte de poder viajar por el mundo y conocer distintos países que es mi pasión.

Gracias porque estoy sana. Gracias porque puedo ser quién soy. Gracias porque tengo la suerte de ser independiente y no estar sometida a nada ni nadie. Gracias porque puedo buscar mi felicidad y gracias porque la he encontrado.

Gracias porque tengo proyectos en mi vida por los que luchar y por los que tener ilusión. Gracias por el blog y por todos los buenos momentos que éste me está dando. Gracias por poder disfrutar de tantas cosas que me gustan.

Gracias por pararme a pensar dos minutos y que escribiendo todas estas cosas me doy cuenta de lo afortunada que soy y empiezo feliz un nuevo día, dispuesta a serlo el resto de mi vida.

9376_10201224701600857_219279040_n

Así que recordad, cuando vayáis a quejaros de algo pensar en todas las cosas que tenéis y dad gracias por ellas. Así seremos personas felices y no tristes.

Gracias a todos.

¿Quieres opinar?