Arriba

BE MY VALENTINE.

El sentimiento más bonito es aquel que compartimos
Regarlo cada día como si de una flor se tratase
Caminar de la mano, dar cada paso juntos
Porque bastantes falsas promesas tenemos ahí fuera
Que lo más verdadero y puro salga siempre de dentro. 


Consideraba necesario escribir sobre esto. A mi no me gusta que un calendario guíe mis días, ni un reloj mis horas. Aunque a veces (casi siempre) resulte inevitable. Este mes llega el famoso 14 de Febrero, día en el que tenemos que ir a cenar con nuestra pareja, regalar rosas y confesar amor verdadero (cada vez menos), prometer actitudes y comprometernos a realizar cosas que quizás mañana ya hemos olvidado. Generalizo un poco en este aspecto, la verdad que cada vez la sociedad está más contaminada, y como yo bien digo, el demonio está mas al acecho que nunca.

Luego están las típicas personas que vienen a dar lecciones de vida y comienzan a hablarnos de amor. Y es ahí cuando y con mi poca pero importante experiencia les digo… A mí. ¿A mí me vas a hablar de amor? Yo que en un acto de fe perdoné lo imperdonable, me sequé las lágrimas hasta convertirlas en sonrisa y seguí mi camino sin mirar atrás. A mí tú no puedes hablarme de amor, no puedes. Al menos no deberías tener el privilegio de hacerlo. Quizás la vergüenza siempre ha sido una XS en la magnitud de tu conciencia y por eso lo haces.

Deja que sea yo la que te explique qué es el amor. Y si después de leer esto quieres seguir pensando como piensas, de acuerdo. Pero no cuentes conmigo.

El amor es el hoy, no el mañana. Es el ahora, el presente, el instante en que me miras a los ojos (o le tocas el culo). En el amor no hay excusas, ni miramientos. No existen los “luegos” ni los “ya iremos” o “ya haremos”. No valen los pretéritos imperfectos ni la sombra del pasado haciendo eco y mucho ruido en el presente. El amor es quererte, aceptarte. Con tus mil defectos y mil virtudes. Es el equilibrio perfilado entre tú y la otra persona. Entre el espejo y tú. Entre tú y el mundo. El amor son esos cajones vacíos que esperan con ansias llenarse de nuevos recuerdos, de cartas aún por escribir y de fotos de lugares y momentos improvisados. Es la canción del invierno y el abrazo del verano. El amor es el todos los días. Es, el ser mejor persona y hacer todo lo posible sin esfuerzo para que tu pareja sea feliz. No es imposición ni desgana. No es obligación y una hora que determina el aburrido cucú, que siempre marca las seis de la tarde.

El amor no entiende de mentiras, de matices imperfectos o de prosas inconexas. El amor no llega tarde, no se olvida de los cumpleaños ni de tu cita con el dentista .El amor no son segundas oportunidades. Con una ya tienes bastante.

No es un sábado a destiempo ni un “te prometo que lo haré”. El amor no exige de cambios, los cambios ya vienen dados. No es la espera continuada de una transformación pedida a gritos. No es un juego de sábanas de tres. O de cuatro. El amor no es lo que muchas parejas tienen hoy en día. No es un “lo siento, no volverá a pasar”. No es un “no llores más mi amor, te prometo que te compensaré”. ¡No joder! Eso no es amor.

Porque amor se escribe con hache.

Hache de HECHOS.

El amor es el hecho constante de saber que estás ahí, de que nunca podrías fallarme y si lo haces, yo te perdonaría. Es el hecho constante de mis buenos días y mis buenas noches. Es el respeto, la dedicación y la paciencia. Es el hecho constante del interés. El abrazo sincero y la mirada que nunca me abandona. Es el escudo que me protege de los bichos y bichas (por no llamarlas putas). Es el hecho agradecido de mi dedicación por ti. Es saber darme mi lugar y mi espacio, y de sentirte afortunado por tenerme a tu lado.

El amor es felicidad, no un nudo constante en la garganta. Es el “no te cambio por ninguna” y el querer contar arrugas a tu lado. Es preocupación a veces pero no puede superar nunca las ganas de reír, reír y reír. El amor es ese beso, ese olor, es eso que tú tienes y nadie más. Es el mejor sexo del mundo. Es el estar por encima de la envidia. O por debajo. Da igual, mientras no estés en ella todo irá bien. Es la distensión amena de tu compañía, el secreto que me confesaste mientras dormías y el brazo que me lleva a urgencias cuando no puedo mantenerme en pie. Es el apunte de mis descuidos, mi mejor amigo y mi mejor compañero de vida. De esta vida al menos. De las otras, ya veremos.

Porque ¿sabes qué te digo? Las poesías para los poetas, las promesas para los mentirosos y los hechos para los que de verdad se quieren.

¿Quieres opinar?