Uncategorized

Barra libre

enero 15, 2015

" Cuando nadie me ve
Puedo ser o no ser "

 

Con el sufrimiento pasa como con el alcohol, si te entregas a él te lleva a la ruina, a dejar de  ser tú, a ver las cosas bajo la distorsión de unas gafas mal graduadas, de un prisma deforme, y a regodearte dando vueltas sobre lo mismo.

Lo peor es que por el alcohol, o por cualquier otra droga, uno tiene que pagar un precio, se ha de ir a buscar, a veces cuesta conseguirlo y está mal visto socialmente. Esto con el sufrimiento no pasa, la gente intenta entenderte, compartirlo, volver a hablar de ello para ayudarte, sin darse cuenta a veces que eso es lo que  lo mantiene. Es muy difícil resistirse porque siempre  tenemos una magnífica barra libre de mortificaciones en la cabeza para elegir con cual de ellas colocarnos.

Como decía aquella frase tan conocida de Buda Gautama: El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.

A veces lo he pensado. No sé lo que sentirán los que están enganchados a la cocaína, ni los que lo están a las máquinas tragaperras. Tampoco tengo idea sobre lo que se le pasa a un enfermo de diógenes por la cabeza cuando acumula toneladas de basura en su casa, junto con la que convive, ni lo que piensa un fumador habitual de marihuana. No lo sé porque no lo estoy a ninguna de esas cosas. De pequeña mamá siempre me metió el miedo en el cuerpo y eso me sirvió, en parte, para vencer la tentación de caer en adicciones durante mi adolescencia. Si estuviera enganchada a la cocaína me sentiría fatal, porque sabría que no podría superar la adicción. Sentiría que no tendría poder sobre mi propia persona, me sentiría un rastrojo en manos de nadie, y eso me da mucho miedo. Cuando pierdo la referencia del autocontrol sufro, mucho además.
 
Estar enganchado a las tragaperras es muy 90s. Papá siempre vio fatal eso de las tragaperras y me lo inculcó desde pequeña, por eso hoy en día soy muy severa dando mi opinión sobre este tipo de adictos. Existen otras adicciones que me parecen muy compasivas y no las critico. En realidad, pienso que la gente que se torna adicta a algo es porque se siente tan vacía que necesita llenar ese hueco con algo que le ocupe la mente 24 horas al día, aunque a su vez te esté destruyendo tanto física como psicológicamente.
 
Hay personas que son adictas al sexo, a robar en grandes almacenes, a drogas… pero sin duda la peor es la de estar enganchado a alguien. Las personas somos lo más destructivo del mundo, la peor droga y la que tiene efectos secundarios más duraderos. Las personas, algunas personas, no entran por la nariz ni vienen en frascos de cristal, pero entran por los ojos, y a medida que pasan los días se van instalando en otro lugar. Al fin y al cabo el cerebro no siente, siente el corazón, por eso las drogas más malas son las que atacan al corazón, no al cerebro.

Sí, es una adicción como cualquier otra. Hay que saber parar.

 

0 likes

Author

Cristina Sobaberas Jimeno

Related Posts

El final.

mayo 8, 2015 0 2

Acción.

mayo 29, 2015 0 0

Comments (3)

  • enero 16, 2015 by RRR

    RRR

    Que bonito Cris, llevo leyendo unos cuantos, pero este me ha resultado ante todo curioso, la verdad que uno puede sufrir lo que quiera, sufrir es gratis, hoy puedes sufrir hasta un millón, o dos si quieres…
    En fin sobre las adiciones, eso es otra cosa, está demostrado cientificamente que el corazón no sufre, es un músculo así que te he chafado el final, y que es el cerebro, el que te hace sufrir o ser feliz, y que las adiciones, no son enganches, aunque hay una, la más mortal que se te olvida nombrar, y es la mas letal de todas, el tabaco, desde la experiencia podías haber descrito como es esta adicción, y como poco a poco engancha, como un ancla en un barco, o como una araña a su presa, aunque te este consumiendo y te corrompa por dentro, aunque te queme, te abrase, te tosa, pero el halo del calo puede ser gratificante, y muy necesario…
    Sobre las personas y su enganche, yo lo llamo dependencia, más que enganche, tienes razón, el ser humano puede ser malo, lo peor, pero la dependencia de otra persona es peor aún,
    Y una duda, si la dependencia es el estar enganchado, entonces el desenganche es la independencia… um!! groso error, el desenganche es una putada, es un momento crucial para un adicto a la droga que sea, ya sea chocolate, azucar, carne, verdura, tabaco, heroína, cocaína, un hombre, una mujer, su sexo….. umm!! ah!! no todas las sustancias causan adicción, el azúcar y el dulce, es increíble, es la primera droga como tal que prueba el ser humano, ya de niño, con los problemas que puede acarrear…. y no lo olvides lo malo no es la sustancia en sí, sino el mal uso, o el abuso, lo que puede ser un problema…. a lo que llego a la conclusión de que las personas en sí pueden llegar a ser adictivas, pero sin duda alguna con una fornida independencia puedes salvar cualquier adicción, enganche o desenganche… El siguiente tema de la independencia please!!! Un abrazo Cris!!! y no te enganches más que a la vida con uñas y dientes …

  • enero 16, 2015 by Cristina Sobaberas Jimeno

    Cristina Sobaberas Jimeno

    ¡ Buenos días ! Muchas gracias por tu comentario, me gusta leer opiniones sobre lo que escribo y sobre todo saber que hay gente que lee con atención como tú. Estoy de acuerdo con todo lo que dices pero desde la perspectiva en la que yo veo las cosas y escribo rima más con este texto. Sufrir es opcional pero a veces es inevitable cuando algo o alguien nos importa demasiado.
    En mis escritos la ciencia no suele entrar en el juego, yo soy muy pasional y sentimental, de ahí que escriba desde dentro y con el corazón en la mano. Por ello y por experiencia he tenido (por desgracia), la oportunidad de sentir dolor en el corazón cuando te enganchas a una persona y es enrome el vacío que se siente.
    En cuanto a las adicciones sí, he pasado por alto el tabaco, es destructivo, mata, pero realmente estoy viendo a tanta gente perdida por las drogas y tragaperras que realmente estoy hasta traumada.
    Lo de las personas, sí podemos ser dependientes, pero cuando eres tan afín a alguien, cuando compartes TANTO cuesta dejar ir, por ello tú mism@ dices que la dependencia a otra persona es peor aún. Estás en lo cierto.
    El desenganche lo podríamos llamar independencia o como yo siempre digo sentarse y sentirse a uno mismo sabiendo en cada momento actúar estando con o sin alguien. Pero esa independencia o desenganche puede ser voluntaria ( optas ese camino porque tú sabes que vas a ser mucho más feliz) o por el contrario, no te queda otra que aceptar esa independencia no elegida por tí, y ahí, te puedo asegurar que se sufre. ¿ Ves? Ya ha salido la palabra sufrir varias veces, cuando nos toca tomar rutas diferentes (desengancharnos, aceptar independencia, abandonar adicciones).
    Prometo una entrada en la que hable de la independencia, me gusta ese tema. Si quieres puedes suscribirte a la newsletter (columna derecha) y recibirás todas las actualizaciones en tu correo. Muchas gracias por leerme. Un abrazo.

  • Pingback: La independencia. | Solo Instantes

Your email address will not be published.